La sustentabilidad en las Pequeñas y Medianas Empresas (PYME)

Monday, March 29, 2021, by Dr. Francisco Navarrete-Báez

Parte fundamental de todo emprendedor, y su interés de crear una nueva empresa, en lugar de emplearse en una ya existente, es que todos los recursos invertidos en este StartUp se vean capitalizados por muchos años. De hecho, no se piensa en que esta aventura algún día terminará con el cierre de la empresa, al contrario, se imagina hacia futuras generaciones.

Recursos como el tiempo, al invertirle muchas horas desde su idea, conceptualización, escenificación, y sobre todo la puesta en marcha. Dinero invertido, que, al principio, sale de los propios ahorros personales con el riesgo y el sacrificio que esto implica. Y el esfuerzo de combinar esta tarea de iniciar un nuevo negocio y tratar de acoplarlo con el trabajo actual y los intereses personales y familiares.

Bajo este principio, es lo que denominamos la creación de una empresa sostenible. Es decir, que su vida se extienda por un largo periodo. Entendiendo que sostenible y sustentable son anglicismos que el español ha adaptado a estos nuevos términos que se han pronunciado a partir de este siglo XXI.  En lo particular a mí me gusta más el termino en francés que lo denomina: développement durable, que se aproxima más a lo aquí explicado, es decir, un desarrollo durable por un tiempo indeterminado.

Pero para entender lo que realmente implica el desarrollo de la sustentabilidad de la empresa, será necesario implementar, adoptar y monitorear una serie de prácticas que coadyuvarán a su logro continuo.

La mayoría de estas prácticas de inicio, se centran en el aspecto económico, enfocado principalmente en los ingresos obtenidos por las ventas de sus bienes o servicios que ofrecen al mercado. Esta siempre ha sido una visión reduccionista que solo conducirán, tarde o temprano, al fracaso de este emprendimiento. Ya que no hay visión a otra de serie prácticas indispensables para alcanzarlo.

Basado en el principio de la conceptualización del Desarrollo Sostenible, en donde nos muestra los tres pilares básicos para poderlo mantener: social, ambiental y económico. De igual manera, estos principios universales de sostenibilidad deben aplicarse al de las buenas prácticas de una empresa, especialmente a las pequeñas y medianas que por su naturaleza son más vulnerables al no contar con todos los recursos necesarios para su sobrevivencia.

Es así que la nueva PYME, o bien aquella que se quiere replantear estos principios, deberá observar dentro de sus prácticas el aspecto social, es decir, el trabajo hecho hacia la parte social interior y exterior de la empresa, como son las relaciones con sus empleados, sus políticas laborales, así como la relación con sus grupos de interés externos, como son proveedores, clientes, competencia y comunidad.

La parte ambiental, con una serie de prácticas orientadas hacia la conservación de los recursos naturales que lo involucran. Y la parte económica, que no solo consiste en las ventas, sino el compromiso a la investigación y desarrollo y la orientación emprendedora.

Por último, es importante recordar que estos principios son dinámicos, es decir, que todos los días hay que aplicarlos y buscar nuevos horizontes en donde impactar.

Autor

Dr. Francisco Navarrete-Báez

Dr. Francisco Navarrete-Báez

Profesor Investigador Universidad del Valle de Atemajac (UNIVA)

Guadalajara, México