De la Motivación Emprendedora a la Resiliencia

Monday, March 1, 2021, by Dra. Inés Gabarret

En esta columna vamos a hablar de un concepto muy conocido que merece que se lo vuelva a estudiar desde una nueva perspectiva. Se trata de la motivación, y especialmente el de la motivación emprendedora.

Podemos empezar por definir la motivación como una energía que lleva a la acción. Se ha estudiado mucho en el contexto de la gestión de recursos humanos, muy relacionada con el concepto de satisfacción en el trabajo. Existe una cierta identificación entre los conceptos de motivación y satisfacción laboral. La motivación también se ha definido como extrínseca, si responde a un estímulo externo, o intrínseca, en el caso de una búsqueda de interés personal.

El estudio de la motivación empresarial sigue un enfoque principalmente económico. Los economistas se preguntan por qué una persona va a iniciar un negocio en lugar de buscar un trabajo. Y la respuesta dada a esta pregunta es principalmente de orden económico: sea la falta de empleo (necesidad), sea la posibilidad de incrementar sus ganancias (oportunidad).

A lo largo del tiempo, este enfoque se ha ido completando con otros factores no económicos como la insatisfacción (en el caso del emprendedor por necesidad) o el deseo de independencia (para el emprendedor por oportunidad).

El enfoque necesidad / oportunidad es ampliamente utilizado en los estudios académicos sobre la motivación empresarial, y también en la aplicación de políticas públicas. De este modo, se espera que las empresas creadas por necesidad no generen empleo y tengan menor crecimiento, mientras que aquellas creadas por oportunidad tendrían mejores resultados.

Si bien este enfoque motivacional necesidad / oportunidad ha funcionado durante mucho tiempo, hoy en día, la pluralidad de perfiles emprendedores nos obliga a cuestionarnos nuevamente sobre los factores motivacionales. Los resultados de varios estudios llevados a cabo sobre los nuevos perfiles de emprendedores (jóvenes, mujeres, emprendedores sociales, etc.) permiten comprender la motivación como una construcción compleja y en constante evolución.

La motivación emprendedora se forma mediante combinaciones de factores internos y externos, económicos y no económicos, que serán específicos a cada individuo. La motivación no es estática. Si bien se la puede estudiar en un momento dado, resulta más lógico considerarla como un proceso.

Siendo que la motivación se considera, por definición, como una energía que conduce a la acción, ella debe estar presente constantemente para que el emprendedor pueda llevar a cabo su proyecto empresarial. Ella cambia y se transforma con el tiempo y con los encuentros permitiendo al emprendedor conectar su pensamiento y sus emociones con sus acciones, de manera iterativa y constante. El proceso motivacional parece así renovarse después de cada problema o falla, y de esta manera, estaría ligado al proceso de resiliencia.

La resiliencia es la capacidad de recuperarse frente a la adversidad. La resiliencia se ha estudiado principalmente en el caso de emprendedores en serie que crean un nuevo negocio tras el fracaso del anterior. Se estudia solo al final del proceso, mientras que la motivación se estudia solo al principio. Sin embargo, el emprendedor se encontrará con problemas a lo largo de toda la vida de la empresa. Los imprevistos y los peligros encontrados afectarán sus estados emocionales, lo que puede debilitar su motivación. La pérdida de motivación puede ser una causa de fracaso empresarial. La relación entre motivación, resiliencia y satisfacción es un aspecto importante del éxito no sólo de la creación de empresa, sino también del proceso de desarrollo y crecimiento de ésta.

Autora

Dra. Inés Gabarret

Dra. Inés Gabarret

Profesora de emprendimiento en la escuela de comercio ESSCA Paris

Investigadora en temas de emprendimiento, especializada en el estudio de los conceptos de motivación emprendedora y resiliencia, experta en incubación de empresas y emprendimiento femenino. Profesora de emprendimiento en la escuela de comercio ESSCA Paris, donde también ejerce como Decana. Investigadora asociada a la Universidad de Versalles, Francia. Consultora en temas de incubación y emprendimiento femenino.